fbpx

Reflexiones, Sostenibilidad

Marroquíes Bajos y Civilización

 

El Neolítico
Puerta de la civilización

Espectacular trabajo documental de Manuel Navarro (enlace al final) sobre el origen de la civilización en Iberia, aunque por lo visto a Jaén aún no llegó.

¿..?

He disfrutado como enano viéndolo y aprendiendo de estas potentes herramientas de divulgación científica que son los documentales. Aunque he de reconocer que me ha resultado doloroso no oír hablar en los 56 minutos de metraje ni una palabra de la macro-aldea de Marroquíes Bajos, al menos en lo tocante al periodo calcolítico.

Ya no es por las dimensiones del yacimiento, por la cantidad de población estimada, por la importancia, diseño, ejecución y mantenimiento de ingeniería hidráulica para defensa y uso agrícola, la diferente tipología de cabañas halladas (algunas de ellas de planta cuadrada), de las estructuras de almacenaje de alimentos, de sus murallas, de los espacios productivos e industriales (crisoles en taller de fragua, taller de hueso), las tumbas e inhumaciones de cuerpos, ni de la riqueza del fenómeno parietal rupestre del territorio visible desde el asentamiento, por no hablar de otras etapas, proto e históricas que llegan hasta momentos contemporáneos.

El esfuerzo e inversión en tiempo y dinero realizado para el conocimiento a través de las excavaciones…

Desde luego no será por falta de producción de papers publicados por reconocidos científicos (basta hacer una consulta en San Google) o trabajos evaluados como curriculum de estudiantes en la entonces recién inaugurada Universidad de Jaén. No será por falta de portadas en diarios como arma arrojadiza en periodo pre, post y electoral. Tampoco se puede acusar de falta de conservación (colegio Monseñor Miguel Castillejo) o musealizacion de espacios (centro de salud) o ausencia de proyectos integradores de discurso arqueológico in situ (ciudad de la justicia, centro de documentación de la manzana C)

No se trata se ausencia de voluntad de instituciones o ciertas personas. Recordemos la reciente investigación titulada «El turismo cultural en la ciudad de Jaén: la disposición a pagar por Marroquíes Bajos» (2018) liderada por Concepción Marínez y co-firmada por Juan Ignacio Pulido y Encarnación Moral.

Abundan en los últimos tiempos noticias sobre sentencias, limpiezas de solares, vistas institucionales improvisadas, inauguraciones de edificios, propuestas de nueva construcción y proyectos de obra rescatados. También han surgido asociaciones que pretenden ennoblecer los restos presentes involucrando a habitantes locales, aproximando el patrimonio a su propia identidad personal y como comunidad receptora y transmisora de toda este fascinante legado.

Por haber, hay quien sostiene fuertes vínculos con yacimientos costeros, relaciones con sociedades-mito (sí, la Atlántida y sus atlantes) o ciertas formas de escritura lineal en lo pictórico rupestre. Me refiero a un tal Georgeos, que consiguió convencer a James Cameron, el de Avatar, para grabar unos minutos en Jaén de una «búsqueda loca», como la que iniciara Heinrich Schliemann de la, en su tiempo, mítica ciudad de Troya.

Por mi parte vengo proponiendo visitas guiadas a la ZAMB desde que inicié actividad como guía oficial de Andalucía en las que se me hace absolutamente necesario asumir la responsabilidad de invitar a la crítica constructiva una vez interpretado el recorrido, promover un diálogo sobre hacia dónde deberíamos ir abierto y distendido, motivado también por el esfuerzo físico al que obliga el recorrido de varios kilómetros.

Y aún me surge una dolorosa duda… ¿Fué por desinterés de la productora en favor de otros lugares o por desconocimiento de lo que la ZAMB atesora lo que motivó que quedara fuera de este otro documental? ¿No se conoce en universidades o por investigadores fuera de Jaén? ¿Por qué no hay miembros de universidades y científicos que hablen en él de la importancia de la ZAMB?

Quizá me equivoque y realmente Jaén no merezca estar ahí, incluso puede que hayan hecho bien obviando el alto Guadalquivir y la Zona Arqueológica de Marroquíes Bajos. No soy arqueólogo ni antropólogo, y respeto profundamente esa profesión, pero como técnico y guía oficial de turismo pienso que hemos dejado escapar otra oportunidad y seguimos enterándonos a toro pasado en lo tocante a este yacimiento y periodo.

 

,


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.